martes, 31 de enero de 2012

Here's the Beginning. (V)

Apenas habían pasado unas horas desde que conocía a aquel chico y ya sentía que no podía estar sin él.
+Venga, nos vamos, que tenemos unas cuantas cosas que hacer.
-¿Qué cosas? ¿Qué dices?
+Veeeenga, hazme caso, ven aquí.
Como Alma se resistía a salir, Edward la cogió por la cintura y se la echo encima. Así, con Alma a cuestas, salió de la heladería.
Tras dejarla en el suelo comenzó a moverse ágilmente por las calles de la ciudad, giraba, iba y venía.
Ella sencillamente se dejaba llevar, con Edward agarrandola así de la mano era imposible perderse.
De pronto, tras pasar un millón de plazuelas y esquinas salieron a una calle bastante más grande que todas las anteriores. Empezaron a bajar por ella a toda a prisa. Luego, Edward, giró rápidamente por una callecita y de pronto estaban en una jardín hermoso. La puerta era una vaya metalica algo oxidada que daba a entender la antigüedad del lugar donde se encontraban.
-Vaya... Esto si que no me lo esperaba.
+¿Te gusta? Es mi lugar secreto.. quizá es un poco solitario y viejo, pero bueno, pensé que quizá te gus..
-¡Me encanta!
Tras oir el comentario de Alma la sonrisa de Edward no tardó en asomar. La agarró de la mano una vez más y empezaron a recorrer el lugar mientras le contaba a ella todas las tardes solo en las que solía venir aquí a parderse.
Aquel lugar estaba lleno de una magia indescriptible. Las enredaderras cubrían por completo los troncos de los árboles, en los cuales apenas se veía el marrón.
Había pequeños caminos en todas las direcciones, eran de tierra y crecían las flores a su lado. Se oía un pequeño rumor, lo que hizo a Alma pensar que seguramente habría una fuente o algo por el estilo.
+Un día me sentía perdido, y decidí salir, y perderme por la ciudad, para encontrarme. Hay pocos sitios como este, en realidad creo que nadie lo conoce. Es como mi pequeño secreto.
-Ahora me siento como si te estuviese robando ese secreto.. no has debido traerme aquí.
+Ey... llevo mucho tiempo buscando a alguien a quien realmente quiera enseñar esta parte de mi. La que nadie nunca ha visto.

sábado, 28 de enero de 2012

And that's how great stories begin.(IV)

A cada cucharada de helado que daban, se conocían un poco más, casualidades de la vida, vivían bastante cerca, y nunca se habían visto.
De repente ella cayó en que no sabía como se llamaba Él.
-Vale, a todo esto.. ¿Me dirás de una vez tu nombre?
+Hasta ahora no lo habías preguntado...
-Pues te lo pregunto ahora, ¿Cómo te llamas?
+Edward...
-¡Venga, no te flipes, te llamas Eduardo! jajajajja
+No, no, padres ingleses, me llamo Edward.
-Ah..Pues lo siento, eh.
+Te perdono si me dices tu nombre..
-Alma, bueno, es un poco raro, a mi madre le van esos rollos místicos, y a mí me gusta como queda, Alma es un buen nombre, se sale de lo común..
+Como tú
-Hombre, sabía que era rara pero gracias por nombrarme bicho extraño del siglo..
+Solo digo que se sale de lo común, nunca antes había visto una chica bailando bajo la lluvia, la forma de conocernos ya ha sido especial
-En realidad no nos conocemos.
+¿Ya estás otra vez? Fíate de mí, que no que te va a pasar nada, vamos lánzate a la piscina.
-¿Y si la piscina estuviera vacía?
+Pues allí estaría yo para cogerte, lo único que te digo es que me acabo de proponer enseñarte a vivir todo esto de un modo diferente, tienes cara de soñadora, ¿Qué problema hay con vivir tus sueños?
Y así era. Edward sabía perfectamente lo que quería hacer. Ella no merecía seguir llevando esa vida monótona, y para eso había aparecido él, la vida iba a cambiar a partir de ahora.

lunes, 23 de enero de 2012

And that's how great stories begin.(III)

-"Soy incapaz de negarme a un helado."
En realidad era incapaz de negarse a cualquier cosa que le pidiera aquel chic, del que no sabía ni su nombre.
Que estás haciendo, Alma, que estás haciendo.. estas cosas no pasan, deja de soñar, baja de la nube...
Alma, esa era ella. Ese era su nombre y era una de las pocas cosas que le gustaban sobre sí misma.
Su nombre la definía perfectamente, tenía esa especie de aura que a pesar de ser preciosa pocas veces se luce. 
Ella era así. Vivía escondida entre el montón de gente que la rodeaba, destacar no era lo suyo.
A decir verdad tenía demasiadas historias que contar pero nadie nunca le preguntó por sus sueños, por sus pasiones, su pasado.. sus grandes aspiraciones. Y si, Alma, como todo el mundo tenía todo eso.
+"Venga, pide el que te apetezca.. ¿Chocolate?"
-"jajajajaja no, odio el chocolate... haz el favor de pedirme uno de frutos rojos con nata"
+-" Una chica que no le gusta el chocolate.. me gusta, me gusta.."
-"¿El Chocolate o yo?
¿Como le has soltado eso? ¿Eres tonta? 
+"Yo solo te digo que a mí no me gusta el chocolate..."
Te lo debes de haber imaginado, nunca te soltaría algo así.. cambia de tema, rápido.
-"Ah! Pide que me pongan virutitas de colores en el helado.. Son bonitas."
+"Cada vez que sueltas algo así me pregunto dónde te has escondido tanto tiempo"
Cállate. No quiero ni pensar que me estas diciendo que buscabas a alguien como yo. Que me buscabas a mí y yo, inútil de mi, no fuí capaz de encontrarte.

sábado, 21 de enero de 2012

And that's how great stories begin. (II)

Todo el mundo tiene derecho a una buena historia, y para Ella no iba a ser menos.
-"Pues.. no lo sé la verdad...."
Y es que en realidad no lo sabía y le sorprendía tanto como a Él la respuesta que había dado. No lo sabía, no tenía ni idea de que demonios estaba haciendo con su vida, de adonde iba...
+"¿No lo sabes? Vaya.. pues empezamos bien ... Venga, te invito a un café y a lo mejor así te "encuentras""
-Hecho, pero solo si quitas ya tu bonito skate de encima de mi cuader... ¡Mierda!"
Seguía lloviendo, seguía lloviendo a cántaros y el cuaderno, Su cuaderno estaba completamente empapado, al igual que su pelo y su ropa. Pero el cuaderno ... era lo más importante.
¿Cómo había sido tan descuidada?
Un millón de cosas cruzaron su mente como en un carrusel de imágenes, recordando todas el porqué de cada historia, cada personaje, cada palabra...
Aquello era lo más importante que tenía, su cabeza había producido al menos 50 historias que pensaba que algún día podría lucir en un pequeño libro, con una bonita encuadernación.
+"¡Oh! Es tuyo.. vaya, pues.. bueno, venga, dámelo, ya no tiene arreglo.."
Tenía razón, apenas se leían las palabras, aquello no era más que un amasijo de papel impregnado de tinta azul. Se lo dio y él lo guardó en su sudadera.. Lo tirará después...- Pensó

Y se marcharon, dando un paseo mientras la lluvia menguaba ellos hablaban.
Así llegaron a un pequeño café de una callejuela bastante pintoresca.
-"Me acabo de dar cuenta de lo estupido que ha sido invitarte a un café en verano."
Ella no se había dado cuenta, estaba tan ocupada contemplando los ojos de aquel chico que ni se habia dado cuenta.. Vaya..
+"No importa, yo ni siquiera me he presentado.. estamos en paz"
-"Pues entonces, sencillamente cambio mi propuesta para invitarte a un helado"

miércoles, 18 de enero de 2012

And that's how great stories begin.

Un día cualquiera. Así es como empiezan las grandes historias.
Allí estaba ella, sentada leyendo el libro que tanto le gustaba, era al menos la tercera vez que lo leía y seguía sin cansarse del él.
Nunca había tenido demasiada suerte en nada, era como si todo se hubiese dado la vuelta en su contra
- "¿ A qué demonios jugaba el universo?".
 Ella no había hecho nada para acabar así, sola y abandonada sin más compañía que su pequeño cuaderno, unos cuantos bolis, su fiel cámara de fotos, sus Cd's, sus libros y por supuesto, la camiseta de su grupo favorito.
La ciudad era demasiado cruel, muy llena pero también solitaria, Ella nació en la ciudad, pero eso no quiere decir que se acostumbrara a lo extraño que era estar rodeado de gente que ni conoces ni llegarás a conocer.
A  todo esto, allí seguía Ella, hablando mentalmente consigo misma, sin prestar atención a la canción que lo único que hacía era dar un pequeño ritmillo apenas audible a sus pensamientos.
Pensaba en un poco de todo, pero sobretodo pensaba en Él.
Él realmente no existe, Él no es más que el ideal desesperado que Ella había construido en su cabeza para escapar de la solitaria vida que ahora tenía.
Disfrutaba pensando en como aparecería, como sería, que le diría, que haría, como serían todas esas tardes juntos, como sería el futuro..
Y entonces como por arte de magia, y a pesar de estar en pleno verano, empezó a llover.
"Es una señal, es una dulce tormenta de verano, algo bueno tiene que venir.."
Tenía toda la razón, las lluvias de verano nunca vienen así porque sí como bien saben todos los soñadores, las lluvías de verano son gotas cargadas de magia.
Entonces toda aquella gente se empezó a disgregar, aquella multitud se convertía en ríos humanos buscando la protección de cualquier techo con tal de no mojarse.
-"Van de valientes, con cara de comerse el mundo y unas cuantas gotas les hacen huir..."
En pocos minutos el gentío no era más que el recuerdo de Ella, que en se momento miro a todos lados para asegurarse de estar sola. Miró una y otra vez, y entonces cuando estuvo plenamente segura dejó sus cosas en el suelo y empezó a girar.. A girar bajo la lluvia y a reír como si nunca la hubiera visto.
"Clic"
Conocía bien ese sonido, pero tardó en reaccionar. Una foto, era una foto.
Alguien le había hecho una foto. Y probablemente con su cámara.
Ella se giró rápidamente al lugar de donde vino el pequeño sonido, y entonces vio a un completo desconocido con su cámara..
¿Cómo se atrevía a tocar su cámara?
-"¿De qué vas, tío?"
+"¡Eh..Oh! Yo.. lo siento, te ví y pensé que sería una buena foto.. y.. bueno.. como verás no llevo mi cámara encima.. así que.. bueno la cogí prestada, pero no te preocupes, te la devolveré.. sé lo que significa para ti.."
-"Tu no me conoces, no sabes nada..."
+"Quizá me subestimas, pero dime.. ¿Qué hace una chica cómo tú sola en un lugar como este?"



domingo, 15 de enero de 2012

Lovely, close universe

Que nos cubra la noche. Pasaremos la vida entera aquí tumbados, que llueva que truene, que hayan relámpagos.
Si estoy contigo todo lo mismo me da, que me da lo mismo.
Nos quedaremos aquí viendo mañanas y atardeceres hasta que no distinga el crepúsculo de los amaneceres.
Y mírame de vez en cuando, lo más menudo posible, con esos ojos infinitos que me dicen que me quede, que me dicen  que me quieres.
Me encanta ver como se nos echan las horas encima, como vuelan los pájaros a lo lejos, como corretean las ardillas..
Amo que me cojas de la mano mientras la noche nos arropa con una preciosa sábana llena de estrellas, para entonces verlo todo, sin ver nada.
Preciado infinito, misterioso, lejano.. A la vez que cercano y querido.
Curiosas son nuestras contradicciones, será cosa de los agujeros negros..
Sigamos aquí, a lo nuestro, mientras todo cambia a nuestro alrededor, mientras nuestro amor no hace más que ir en aumento.

Esto es para Bea, aunque no sea no la mitad de bueno que ella. 

jueves, 12 de enero de 2012

A Happy Ending.

"Buenos días, princesa"
Esa es la frase con la que deseo levantarme cada mañana, para después poder preparar cuatro tostadas; cosas así de simples son las que necesito.
"Dulces sueños, pequeña"
Es lo que quiero oir cada noche, antes de irme a la cama y efectivamente tener los mejores sueños del mundo, contigo, claro.
Así quiero que transcurran mis días, así es como quiero que realmente se agote mi tiempo, quiero gastarlo siendo feliz en una vida de dos.
Quiero regalarte la mitad de mi tiempo, la mitad de mis pensamientos, la mitad de mi vida, todo para tí.
Para ti, para siempre.
Porque aunque te marches todo ello se irá contigo, y no me molesta, quiero que lo lleves siempre, será lo poco que te podré regalar.
Pero eso no sucederá, tu nunca te marcharás, porque esto es por primera vez un final feliz.
¿Por qué íbamos a estropearlo de esa forma?




lunes, 2 de enero de 2012

To the end of the World.

Te Quiero.
Te quiero por todas las mañanas que hemos pasado juntos, tomando café. Porque incluso tomando café somos diferentes, no hay más que ver la cantidad descarada de azúcar que hay en el mio.
Pero eso no importa, porque son los mejores cafés que me he tomado nunca.
Te quiero por todas las horas sentados frente a la tele sin ver nada, mirándonos y sin decir nada, porque ninguna película es mejor que mirar lo perfecto que eres.
Te quiero por todos los bailes patéticos que hicimos rodeados de amigos en algún garito cutre de playa, pero para mí eran como un elegante vals en un dorado salón del mismísimo Versalles.
Te quiero por cada trozo de pizza que hemos compartido los viernes, sentados en el suelo escuchando algún disco al que ni siquiera haciamos caso.
Te quiero por cada chapuzón en la piscina, porque no los cambiaría por un baño en al Caribe.
Te quier por como me miras, porque con esos ojos que aparentemente no tienen nada de especial, haces que me derrita por dentro. Soy débil, pero esos iris grises con ligeros toques verdes me hacen más débil aún.
Te quiero por cada pequeño regalo que me has dado, y no me refiero a cosas, me refiero a tus besos, porque sabes que los guardo como si fueran diamantes.
Sinceramente no sabría decirte cuantas veces he imaginado nuestra vida juntos, lo tengo todo calculado, sé hasta de que color pondremos las cortinas.
Vaya estupidez. Cortinas.
Pero no me importa no tener la casa perfecta, ni los niños rubitos que siempre imagino, yo contigo sería feliz en cualquier parte. Llévame al mismísimo fin del mundo, porque si tu te quedas, allí me quedaré yo.


Sé que lo leerás. Esto me recuerda demasiado a tí, amada Diana.