jueves, 29 de marzo de 2012

Oscuro y largo diciembre.

Tras un largo y oscuro diciembre esperaba ansiosa la llegada de la primavera, no por sus flores, ni por su temperatura, sino porque se presentaba como la oportunidad de olvidar.
Así me enfrentaba a la primera semana de la nueva estación intentando pasar página, pero mírame.
Me encuentro escribiendo de todo menos futuro, de todo menos presente.
El pasado no dejaba de atormentarme, y claro, lo recuerdo todo.
No puedo olvidar como pasaba la tarde, mirando por la ventana, mientras echaba mi aliento hacia el cristal, para dibujar en el vaho nostalgicos corazones.
La calle, seguía otro rumbo, a través de aquel corazón observaba a la gente ir y venir, rómanticos paseos invernales, de esos de chocolate en mano.
Esos paseos que solíamos tener y en los que siempre acababas tomandote mi chocolate, y yo, con la nata en la punta de la nariz.
La primavera no soluciona mis problemas, y ahora, ya no es nieve lo que hay en las aceras, sino lluvia.
A mí la lluvia solía alegrarme, hasta que ahora cada vez que pienso en ella te veo corriendo a tí, tras tu paraguas, bonito 13 marzo pasamos juntos en aquel año.
Me quedaría estancada para siempre en el mar de memorias que era ahora mi vida, pero hay algo que me empuja a que siga adelante.
-"Iremos a un lugar dónde nadie haya llegado, subiremos a la montaña más alta que existe"
+"Ahí ya ha estado gente.."
-"¿Alguna vez has visto una montaña morada?"
+"No"
-"Pues ahí es donde debes llegar"
Y eso hago, sigo tu consejo, la cima morada no se me resistirá ahora que tu no estás conmigo.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Sueños rotos.

No te vayas. Sabes que si te vas nada volverá a ser lo mismo. Porque soy siempre yo la que sufre tus ausencias, la que extraña tus silenciosos saludos.
Sabiendo como odio las despedidas esperaba que intentaras evitar el momento de decirte adiós..
De todos modos, gracias por permitirme despedirte.
Claro, me faltaron tantas cosas por decir probablemente porque las lagrimas ahogaban todos mis intentos por pronunciar palabra, cada vez que decidía decirte adiós y comenzar con el discurso que traía minuciosamente preparado, mi llanto estallaba con más intensidad como para impedir que te marcharas.
A cada abrazo que me diste tenía más nostalgia de pensar en las mañanas solitarias, en las conversaciones que quedaban vacias.
Y entonces llegó el momento que pensé que no llegaría, me diste un último abrazo y un intento de beso en la mejilla, las prisas no dejaron espacio para nada mejor.
Allí me quedaba yo. Como un saquito de sueños roto, deseando salir corriendo y marcharme contigo, deseando no tener que volver a aparecer por aquel sitio.
En cuanto conseguía disipar mis pensamientos hacia otros asuntos, alguien debía recordarme que no estabas a mi lado, que estaba solo y desprotegida, que me faltaba la sonrisa que ponías cada día en mi cara.
Me faltaba la mirada curiosa que enseguida me echabas cada vez que soltaba alguna gracia.
Me faltaba todo...

domingo, 25 de marzo de 2012

La chica de las rosas.

Recuerdo cuando antes de llegar a tu vida todo convivía en un perfecto orden que luego fue alterado.
Recuerdo cuando cada día de tu vida era un rutina y entonces llegué yo, dispuesta a cambiarlo todo de punto de vista.
Allí estaba yo, en tu casa, como a un extraña que conoces de toda la vida, deambulando por la simplicidad que reinaba en lo que parecía ser tu hogar.
Me mirabas como un a un bicho extraño, para mí el raro eras tú, pero quizá me equivocaba.
Dulces memorias de como dediqué horas a poner una rosa en cada triste florero vacío que se olvidaba en los rincones, de cómo los cuadros a blanco y negro fueron sustituidos por alegres fotografías donde más que faltar, sobraba el color.
No tengo la menos idea de que sensación tendrías Al encontrarte con tu vida trastornada por una optimista compulsiva.
Recuerdo como quité el polvo al piano que descansaba en el ángulo más oscuro del salón, entonces lo ubiqué  en la parte más brillante de la estancia, y en cuanto te diste la vuelta, empezó a sonar la dulce melodía que llevaba días componiendo.
Deberías estar contento, es la banda sonora de nuestros momentos juntos, son los acordes de nuestras conversaciones y las notas de nuestras miradas.
Me encanta tener tantos recuerdos de como convertí tu vida en un juego, y como jugamos juntos, quiero pensar que hice bien al sacarte de la rutina, ten en cuenta, que gracias a mí, siempre llevarás un acorde en la mirada y un pétalo de rosa en el corazón.
Recuerdame como la chica de las rosas... Al fin y al cabo, ya que  mi nombre nunca te importó, esa me parece una buena forma de no olvidarme.


sábado, 24 de marzo de 2012

No debí dejarte pasar.

Como en la primera cita que tuvimos, acudo a este lugar sin mucha idea de a qué he venido. Bienvenido a mi cabeza, al lugar donde los pensamientos van a tanta velocidad que no son más que un borrón luminoso.
Nunca había sentido la necesidad de volver a un lugar donde había empezado algo, es como volver atrás en el tiempo.
A pesar de que la escena es casi identica a la de la primera vez, he de decir que extraño el vestido floreado que llevaba aquel día, tu cazadora, aquella que acabe llevándome puesta.
El tiempo transcurre y yo yo no tengo ni la mitad de las cosas que tenía en esa ocasión. Al verme verás que la sonrisa que solía llevar siempre puesta ha desaparecido por un semblante serio, quizá a modo de evolución. Ya sabes, intimidar es el primer paso para una buena autodefensa. 
Claro, ahora tampoco estás aquí para ser mi protector, he tenido que aprender a apañarme yo sola y eso se refleja en las ojeras que ni el maquillaje ha conseguido cubrir.
Mi mirada cansada es el fruto de las noches en vela pensando que sería de mi vida ahora que no estabas conmigo. Así es, he tenido que sustituir los sueños por las preocupaciones.
Si me vieras ahora mismo no me reconocerías.
La larga melena que lucía acompañada de esos ojos llenos de brillo se ha combertido en un pelo corto, oscuro, con unos ojos que más expresar algo, asustan del vacío que muestran.

Por lo demás creo que sigo siendo la misma ingenua. No por caer en la trampa de un nuevo amor, sino por seguir atrapada en la red de recuerdos que he construído entorno a tí.
Esa red que algún día no contenía más que sueños de como quería concebir nuestra vida juntos a través del tiempo.

No conseguido superar todo eso. Eres la razón que sigue eclipsando mis propios pensamientos, he olvidado como era mi vida antes de ti. 
Ahora apenas le dirijo la palabra a la gente, no porque no les soporte, más bien para evitar que me pregunten sobre aquel chico que parecía hacerme tan feliz.
Y con parecía quiero decir que era una realidad. Tú eras mi felicidad, y mira, ahora ya no tengo nada por lo que seguir aquí.
Lo que más odio de todo esto es que siempre pense que no eera una persona de esas que entran en un amor enfermizo... Me equivocaba. 
Reconozco todos mis errores, pero aún así soy incapaz de  reconocer que tú eres el mayor de todos ellos.

Sí alguien me viera aquí, llorando como estúpida mientras te escribo todo esto, aún sabiendo que no lo leerás, pensaría que estoy loca. Y la verdad es que hasta yo misma lo pienso. Mi adicción a tí necesita ser curada.
Maldita forma de amarte.

viernes, 23 de marzo de 2012

Parte de mí.

Todas las cosas que ocurren tienen que terminar. No me esperaba que esto fuera tan corto apesar de lo mucho que ha durado, el tiempo a tu lado se me hace corto, no te lo niego.
Mírame. En esto me has convertido, ahora soy un pequeño monstruo que no se fía ni de su sombra. 
He perdido casi todo lo que tenía, te has llevado mi vida en pedazos. 
En días como estos, en esos en lo que lo único que hago es recordarte, pues en esos días lo único que deseo es largarme lejos. Pero no para olvidar. Las cosas deben recordarse, para sencillamente no volver a caer en la misma espiral. Me iré lejos para gritarte todo lo que siempre deseé decirte.
"A pesar de lo mucho que siempre me he escondido, has sabido encontrarme y te lo agradezco, la mayoría ni siquiera se han tomado la molesta de buscarme. Nunca he querido olvidar ni un solo segundo a tu lado, a pesar de todo lo ocurrido. Lo único que aún no he conseguido encajar es la derrota que parece que he sufrido en todo esto. Entiendo que te canses de mí, de mis manías, y que te vayas, lo que no entiendo es por qué tenías que llevarte contigo todo lo que me importaba. No me refiero a nada material. 
Sencillamente te agradecería que algún día te pasases por la cafetería donde tantos desayunos tomamos y me lleves en una pequeña cajita mi alegría, mis pensamientos, mis sueños, mis ilusiones, mi amor... Ya sabes, todo eso que te llevaste sin pedir permiso. 
Supongo que nunca harás tal cosa, así que solo me queda decirte que te agradezco que al menos no te llevases el pequeño don que tengo con las palabras. Al ser lo único que me queda me aferro a ello como a mí vida. Esto es lo que me has dejado y esta es ahora la parte de mí que nunca llevarás contigo. Nunca más seré tuya al completo, pues mis palabras ya no te dedicarán ni un mísero te quiero."

martes, 20 de marzo de 2012

Amar hasta el fin de los tiempos.

Las cenas al rítmo de los violines se quedan obsoletas en el mundo moderno en el que vivimos, ya nadie quiere comer a la luz de las velas.
Ahora lo que estaría bien es que me llevases a algún lugar perdido, dónde no sea necesaria la ropa de gala, no es por mí. Si no por tí, nada te sienta mejor que esos vaqueros azules con una sencilla camiseta blanca.
Acordes de guitarra que den alegría a nuestras noches de desenfreno, de las que pocas veces recordamos algo. El alcohol ha ganado a mis ganas de recordar. Tanto olvido no impide que en algún lugar de mi cabeza tenga claro que te quiero.
Porque nadie me había ofrecido un mundo tan rudo de una manera tan encantadora, a golpe de vans vamos recorriendo el mundo, ya sabes, con tacones no llegaría  ni a la esquina.
Claro, son nuestras personalidades eclépticas las que hacen que tengamos esta vida repletas de mañanas de ibuprofeno, combinado con el extraño romanticismo de dos locos.
¿Acaso tú recuerdas el día en el que nos conocimos?
A mí lo único que me suena son los golpes de batería de algún garito cutre escondido por las calles de Madrid.
Cada día nos costará más mantenernos en donde estamos, pero realmente nos compensa.
Por enseñarme que las cosas perfectas son el veneno que mata la magia, te quiero.
Por mostrarme el lado deslumbrante de las aceras grises y aparentemente opacas, te sigo queriendo.
Aceras. Ellas son testigos de nuestras vueltas a casa, en las que a mí me resulta imposible andar en linea recta, y tú.. ¡Pobre de ti! Aguantando lo tuyo y encima cuidando de mí.
Sólo quiero que recuerdes que gracias a tí, sigo soñando cada noche.
Dime que recuerdas ,al menos,  alguno de nuestros besos..
Gracias por esta vida, pero es momento de cambiar.

PD: Nunca dejes de quererme.


miércoles, 14 de marzo de 2012

Esto es una Revolución.

Me he hartado de todo esto. Tu juego no es nada justo, por eso ahora rompo tus reglas y .. ¡Sorpresa! No me importa, bienvenido a mi juego.
Yo pongo las reglas y tú las sigues, como debía ser desde el principio.
Únete a mí, no soy tu enemiga y solo quiero que vengas a ver al mundo en su máximo estallido de libertad. Este es mi juego, te dejo libre puesto que gracias a ti, ya sé lo que es ser prisionera.
Ahora somos nosotros los que decidimos en que dirección gira la Tierra. Deja de preocuparte por lo que hago o dejo de hacer, es tiempo de gritar, es tiempo de correr.
Cambiemos el sistema que teniamos impuesto, tus normas no funcionan y por eso he venido a cambiarlas, esto se llama revolución.
Tú y yo seremos los heroes de todo esto. Tú y yo juntos. ¿No suena bien?
Nada suena mejor que tu y yo liberandonos de las cadenas que nos habiamos puesto.
No temas, esto solo es el principio de nuestra revolución.

domingo, 11 de marzo de 2012

Princesa de China.

En la vida todo son posibilidades. Teníamos todo a nuestro favor, tú me tenías a mí y yo te tenía a ti. Luego por capricho, quizá tuyo, quizá mio, quizá del tiempo que nos tocó vivir, decidimos que nada de esto iba a ser tan maravilloso como parecía a primera vista.
Recuerdo el tiempo en el que corría entre los lirios y me observabas con aquellos ojos entrecerrados por la luz del sol. Tengo grabados en mi mente todos esos ratos en los que me sentaba en el hierba, contigo a mi lado, mojabamos los pies en el agua y entonces, soltabas aquellas palabras.
"Serás una princesa, yo seré un rey. Tendremos un castillo. Te regalaré todas las estrellas del mundo."
Y realmente me tenías. Me tenías toda para tí. Dispuesta a mudarme a aquel castillo, aunque estuviera en la mismísima China.
Pero claro, las primaveras no duran para siempre, y yo ahora me pregunto dónde está el castillo, donde está mi corona, donde está tu reino. Y cuando nadie me escucha me pregunto también: ¿Dónde está mi rey?
Me prometiste el universo, y acabaste por robarme mi única estrella. 
Te iba a seguir al fin del mundo y me dejas aquí, al principio del camino.
Erase una vez una princesa que corría entre lirios.
Erase una vez un final feliz. 
Me tenías. 
Y ahora realmente no quiero que seas mi rey, solo necesito saber dónde has escondido la estrella que me robaste.



martes, 6 de marzo de 2012

Camino a Ningún sitio.

Grises asfaltos recibían cada paso que daba hacia ningún sitio. Un desfile de rostros conocidos, y otros no tanto, miraban sin decir nada como me dirigía a cumplir con la rutina impuesta por la falta de alegría.
El largo camino se extendía a mis pies como una larga alfombra cargada de polvo, dónde mis huellas quedaban registradas, pero no eternamente. Eran ese tipo de marca que la mínima brisa borraría.

 Nadie recordaría nunca el rumbo que había tomado, y eso era lo que yo pretendía.
Huir de este mundo loco era lo que perseguía en una carrera contra mí misma, esperando que mi cabeza no explotara con tanta contradicción, el tiempo había hecho de mis pensamientos una bomba de relojería.
Y, entonces, por primera vez desde hacía años veía ante mí algo que realmente era una salida. Entre tanta gente que observaba mi marcha sin reacción alguna destacaba la mirada cargada de melancolía que me lanzaba un chico.

Al fin lo entendía todo. Era la falta se sentimientos lo que me había hecho enloquecer de esta forma. El mundo, y yo misma, estábamos ansiando que el amor nos guiara.
Por eso no avanzaba. Por eso todo seguía igual y ya apenas distinguía pasado de presente, el tiempo se había convertido en un mito, en algo que apenas notaba, aunque los años no pasaban en vano... El desgaste estaba ahí, era yo la que no lo percibía.

Se acabo el correr en círculos llendo a ninguna parte. Ahora era cuando la vida empezaba, aquel chico, era mi vida.
Él, a quien a penas conocí, me enseñó que era el amor sólo con una mirada.


domingo, 4 de marzo de 2012

Todo empieza cuando...

Cuando el sol se pone es cuando las cosas toman realmente su forma. Nada a la luz del Sol es real. Nada se muestra como no quiere ser vista a la luz del día.

La noche infunde la confianza de camuflarse entre ls sombras y fundirse en la ocuridad para no ser descubierto.
Así es como las princesas se convierten en brujas, los colibries en cuervos, la música en notas tenebrosas que no hacen más que dar ambiente a todo esa ecuación de misterio que se forja a altas horas de la madrugada.

El mundo no es lo que parece ser. Las maravillas duran 12 horas a lo sumo.
Las mariposas no exiten. No son más que destellos que se vislumbran con los rayos del astro rey.
La noche es la vida y la vida son las noches.
Bienvenidos a mundo de las estrellas. Todo comienza cuando se pone el Sol.