jueves, 8 de noviembre de 2012

Tú, el verano de mi vida.

Me dices adiós. Me dices adiós ahora que había encontrado a alguien que iba a ser el verano de mi vida. 
Y es que fuiste el verano de mi vida. 
Dicen, que lo bueno de conocer a gente son los recuerdos que te quedan, yo personalmente opino que lo bueno de conocer a gente son las sensaciones que te dejan . 
Siento que estoy loca cuando estoy sola, en pleno invierno, y viene una ráfaga de frío, de esas que te hielan hasta los huesos. En ese momento, yo, quizás por autodefensa o por que recuerdo la sensación, siento que me abrazas como solías hacerlo. 
Estoy cansada de sentirlo. 
Estoy cansada de que cada vez que alguien me abandona yo sigo teniendo esas sensaciones. Y es que nunca se me olvidan. 
Me gustaba cuando vivía los inviernos en solitario, andando de un lado para otro, búscandote, quizás. 
Siempre dicen que no hay amor como los platónicos. 
Llegas como un verano a mí solitaria vida y te marchas cuando te necesito como agua de mayo. Lo sé, no puedo pedirte que te conviertas en primavera cuando siempre has ido de estío. 
-VUELVE.

P.D: Te prometo un millón de tardes de chocolate caliente.