lunes, 27 de mayo de 2013

Me gustaría ser tu "hoy"

Me tienes a modo de pasado y nos deseas un buen futuro. Nuestro futuro.
Me tienes como plan, me tienes como opción, me tienes como "ya se verá" . 
Me tienes como un "ya lo vimos", me tienes archivada, me tienes en fotos. 
Y pasas las horas, y los años metido en mi cabeza, pero siempre olvidas que mi voz adora hablarte. 
Te olvidas de mi libro favorito, te olvidas de leerme, te olvidas de escucharme. Me olvidas. 
Recuerdas mi risa, recuerdas mis chistes, recuerdas todo lo que odio. Nunca, nunca, recuerdas lo que me gusta. 
Me quieres en púrpura, en rosa y en azul, y no tienes ni idea de que es el verde el que me pierde. 
Me pierdes de día, me tienes de noche. 
¿Sigues teniendo mi número o eso también se perdió en el camino? 
Te gusta sorprenderme pero, joder, que poco lo haces. 
Eres tan imbécil que hasta te tengo cariño. Me gustan los imbéciles. 
Pero me gustan cientos de cosas, cosas que no sabes porque nunca has preguntado, 
porque no te interesa, porque no se te ocurre. 
Me gustan los arcoiris en los charcos de gasolina, me gusta cuando sonríes de lejos. 
Si finalmente encuentras otra vez mi número, llámame. 

(Siempre que suena el teléfono corro pensando que eres tú)